Hígado graso

¿Qué es?

Es la acumulación de grasa en las células del hígado más abundantes o hepatocitos. Normalmente los hepatocitos son células que no tienen grasa o lípidos. Si el 5% o más de estas células presentan acumulacion de grasa se llama hígado graso.
El hígado graso puede ser una condición benigna que no cause problemas pero también puede avanzar y causar inflamación del hígado o esteatohepatitis que si sigue avanzando ocasionará fibrosis, cirrosis y en algunos casos llegará a ocasionar cáncer de hígado.
El hígado graso puede presentarse tanto en adultos como en niños y es una de las causas principales de cirrosis.

 

Para aclarar mejor algunos términos:
Hígado graso no alcohólico: es una enfermedad hepática considerada como benigna y reversible debida a la acumulación de grasa en el hígado y que se presenta en individuos que no tienen historia de consumo de alcohol.
Hígado graso alcohólico: cuando la acumulación de grasa en el hígado se presenta en individuos que ingieren alcohol.
Esteatohepatitis: es cuando el hígado presenta inflamación a causa de la acumulación de grasa.
Esteatohepatitis alcohólica: es cuando el hígado presenta inflamación a causa de la acumulación de grasa debida al consumo de alcohol.

 

¿Cómo se adquiere?

La acumulación de grasa en el hígado puede deberse a varias cosas, entre ellas:
Tomar alcohol. Más de 2 copas al día en mujeres y 3 copas al día en hombres pueden provocar hígado graso.
Ser obeso.
Estar desnutrido o comer proteínas en cantidad insuficiente.
Bajar de peso muy rápido.
Haberse practicado una cirugía contra obesidad como bypass gástrico.
Tener diabetes.
Tener hiperlipidemia, es decir, colesterol y/o triglicéridos altos.
Tener factores genéticos que predispongan a este problema.
Consumir drogas, estar en contacto con químicos como el tetracloruro de carbono y usar algunos medicamentos como corticosteroides y tetraciclina.

 

¿Cuáles son los síntomas?

El hígado graso generalmente no da síntomas. Algunas veces, las personas que lo padecen pueden presentar malestar o dolor en la parte superior derecha del abdomen, náuseas y fatiga.

 

¿Cómo se diagnostica?

Como pocas veces da síntomas, el hígado graso generalmente se diagnostica cuando una persona se hace análisis y salen alteradas las pruebas de función hepática (ALT, AST, GGT) o cuando el médico al hacer un examen clínico encuentra el hígado agrandado.
Los métodos de diagnóstico por imagen como el ultrasonido, la tomografía axial computada y la resonancia magnética también son útiles en el diagnóstico de hígado graso.

¿Cómo se trata?

El tratamiento más efectivo consiste en modificar el estilo de vida:
Corregir la dieta.
Bajar de peso si se está en sobrepeso
Evitar el consumo de alcohol.
Iniciar una rutina de actividad física o modificar la actual.