Hepatitis E

¿Qué es la hepatitis E?

 •Es la inflamación del hígado causada por el virus de la hepatitis E.
 Suele ser benigna pero en algunos casos puede tener un curso fulminante o evolucionar a una forma crónica.
 Puede afectar a varias personas de una comunidad en un período corto de tiempo (epidemia).
 Afecta principalmente a adultos jóvenes. Es rara en niños.
 Es grave cuando el virus de la hepatitis E afecta a mujeres embarazadas.
En algunos casos, la hepatitis E puede tener manifestaciones extrahepáticas, por ejemplo, a nivel del sistema nervioso y de otros órganos como el corazón, la tiroides o el páncreas.

 

¿Cómo se adquiere?

La vía más común de transmisión de este virus es por vía fecal-oral, generalmente a través de agua contaminada, aunque también puede resultar de comer carne de animales infectados, por transfusión de productos sanguíneos infectados y por transmisión vertical de una madre embarazada a su bebé.

 

¿Qué síntomas puedo tener?

Las molestias aparecen de dos a diez semanas después de que se adquirió el virus de la hepatitis E. Los síntomas iniciales son parecidos a los de un resfriado, seguidos por fiebre, dolor en el abdomen, náusea y vómitos, color amarillo de la piel, orina oscura, diarrea y en ocasiones pequeñas manchas en la piel.
La enfermedad suele resolverse por si sola en dos a seis semanas, aunque, como se dijo antes, en algunos casos puede hacerse crónica y en otros avanzar muy rápido y hacer que el paciente se ponga muy grave.
La hepatitis E es especialmente delicada cuando afecta a mujeres embarazadas, principalmente si cursan el último trimestre del embarazo, por lo que sí aparecen estos síntomas deben acudir a un hospital especializado.

 

¿Cómo puedo saber si la tengo?

Si existen los síntomas de la enfermedad en un adulto joven o mujer embarazada, puede detectarse la infección mediante pruebas en la sangre. La detección de anticuerpo IgM contra el virus indica infección aguda. También existen pruebas para detectar el virus en las heces.

 

¿Cómo se trata?

No hay tratamiento específico para la infección aguda por el virus de la hepatitis E, se da tratamiento para calmar los síntomas y el propio organismo controla la infección y se cura en dos a seis semanas.
En el caso de que la infección se haya vuelto crónica, el médico puede administrar un medicamento llamado ribavirina.

 

¿Qué puedo hacer para prevenirla?

Actualmente existe una vacuna contra el virus de la hepatitis E que aún no se ha comercializado, pero es posible prevenir la infección con medidas de sanidad adecuadas, como:
 Hervir el agua y evitar comer alimentos preparados sin higiene.
 Lavarse las manos antes de preparar alimentos y después de ir al baño.
No es necesario el aislamiento de las personas afectadas debido a que la transmisión de una persona a otra es rara; sólo deben seguirse las medidas de higiene recomendadas por el médico, como por ejemplo lavar con cloro el baño que usa el enfermo.