Síndrome de Gilbert

¿Qué es?

Es una condición benigna en la que por un defecto genético, falta una enzima que interviene en el proceso de eliminación de la bilirrubina por la bilis, y por lo cual la cantidad de bilirrubina que circula en la sangre se eleva.
La bilirrubina es una sustancia que se forma durante el proceso de destrucción de la hemoglobina, pigmento rojo de la sangre que se une al oxígeno para transportarlo por las venas. La hemoglobina tiene un tiempo de vida natural y después es destruida en la médula ósea, el bazo y otros órganos. La bilirrubina formada es llevada al hígado en donde se modifica químicamente para ser eliminada por medio de la bilis.
En las personas con síndrome de Gilbert el nivel de bilirrubina en sangre se eleva ligeramente y de manera fluctuante, es decir, que no siempre está elevada.

 

¿Cómo se adquiere?

Es un trastorno hereditario aunque muy pocas veces pueden aparecer casos aislados.
Es más común en hombres que en mujeres y aparece generalmente entre los 15 y 30 años de edad.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Este síndrome generalmente no causa síntomas aunque algunas personas que lo tienen han reportado fatiga, debilidad y dolor abdominal.
El signo clásico de esta condición es la ictericia, o color amarillo que se nota en la piel y la parte blanca de los ojos.

 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se hace en base a la historia clínica, el examen físico y el análisis de sangre en el que la bilirrubina en suero se encuentra elevada mientras que otros indicadores de la función hepática están en niveles normales.
Muchas veces el diagnóstico se hace por casualidad cuando se hacen análisis de sangre con otro propósito.

 

¿Cómo se trata?

El síndrome de Gilbert no requiere tratamiento y quienes lo tienen pueden llevar una vida saludable y normal.
La bilirrubina puede elevarse cuando hay un proceso infeccioso, durante la menstruación, con ayunos prolongados, al hacer demasiado ejercicio, con el consumo de alcohol, a causa de estrés severo y a causa de algunos medicamentos.